Acúfenos: ¿oído o cervicales?

Los acúfenos, pitidos insoportables en los oídos, suelen asociarse a problemas en el oído, pero no siempre es así. Muchas veces los pacientes nos vienen derivados del médico tras descartar este motivo. La mayoría de los casos que no se deben a problemas óticos, se deben a problemas en la musculatura cervical.

Tras tener fuertes contracturas cervicales pueden aparecer síntomas como un oído taponado. Posterior a esto, suelen comenzar los molestos ‘pitidos’. Tenemos que tener en cuenta también el estrés, gran culpable de muchas contracturas a nivel de la espalda, fundamentalmente en la zona Cervico-Dorsal. Puede influir negativamente si padecemos acúfenos.

Imagen: saludcasera.com

“Si empeora la contractura, empeora el acúfeno y a la inversa”

¿Cómo tratarlo?


Nosotros, como fisioterapeutas, utilizamos diferentes técnicas para conseguir relajar la musculatura cervical y aliviar así los acúfenos. Desde masaje en la zona cervico-dorsal, tratar toda la musculatura del hombro, tratamiento Osteopático de las vértebras cervicales, tratamiento de la Articulación Temporo-mandibular (ATM) y musculatura de la masticación hasta tratamiento Miofascial del occipucio…

A la hora de tratar los síntomas tenemos en cuenta toda la musculatura que puede encontrarse implicada, aliviando la tensión muscular se terminarán aliviando los pitidos. Es lento, hay que tener paciencia. Queramos o no, la musculatura ha tenido que llegar a tener una gran contractura para terminar derivando en acúfenos, pero hay que tener fé y paciencia, Roma no se hizo en una hora.

“Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tendrás para vivir”