Muerte súbita en el deportista

¿Qué es?


La Fundación Española del Corazón define la muerte súbita como “aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado” o, dicho de una manera más formal, ” fallecimiento que se produce en la primera hora desde el inicio de los síntomas o el fallecimiento inesperado de una persona aparentemente sana que vive sola y se encontraba bien en plazo de las 24 horas previas”.

Muerte Súbita en el Deportista: es la ocurrida de forma inesperada durante la práctica deportiva de entrenamiento o en competición, durante la primera hora desde la pérdida de conciencia, ya sea en atletas aficionados o profesionales, con enfermedad cardiaca conocida o no.

Causas


El 80-85% de los casos de muerte súbita en un deportista es debido a una enfermedad coronaria previa. Las arterias coronarias rodean el corazón y se encargan de aportar la sangre cargada de oxígeno que necesita para trabajar correctamente. Muy resumidamente, las paredes de las arterias se ensanchan y se llenan de grasas creando una obstrucción parcial y conllevando a una enfermedad coronaria.

Nuestro corazón se contrae y relaja mediante una corriente eléctrica. Cuando un deportista, con una patología coronaria, inicia el ejercicio se produce una actividad eléctrica cardiaca con una velocidad caótica siendo incapaz de generar un latido cardiaco efectivo. El corazón deja de bombear la sangre, disminuye la presión arterial a cero y termina anulándose el riego sanguíneo al resto del cuerpo y cerebro (órgano más vulnerable). La circulación se va deteniendo haciendo que no llegue el oxígeno y los nutrientes a los órganos.

pulso cardiaco

Sin asistencia médica rápida, el oxígeno deja de llegar al cerebro produciéndose pérdida de conocimiento del deportista y
muerte en 3 minutos.
 

Síntomas


El deportista sufre una pérdida brusca del conocimiento y no responde a ningún tipo de estímulo. Sin embargo, en algunos casos si que les da tiempo a notar un latido demasiado acelerado o sensación de mareo.

Factores de riesgo


Tienen un riesgo más alto de padecer muerte súbita aquellas personas:

  • Mayores de 35-40 años
  • Varones
  • Mujeres mayores de 70 años
  • Antecedentes de infartos o enfermedad coronaria
    • Han sufrido un infarto de miocardio
    • Bombeo deficiente del corazón (insuficiencia cardiaca)
    • Muerte súbita previa
    • Antecedentes familiares
    • Bajo % de sangre bombeado por el corazón en cada latido (Fracción de eyección baja)
  • Tabaco
  • Estrés
  • Nivel de Colesterol alto
  • Hipertensión arterial

Imagen: Runners.es

Padeciendo varios de estos factores de riesgo la posibilidad de muerte súbita se multiplica exponencialmente.

Grupo de riesgo: <30 años


La edad media de la muerte súbita se estima en 47 años, pero si es cierto que existe un grupo de riesgo entre los adolescentes. La explicación es sencilla, en las personas más jóvenes, las acumulaciones de grasa dentro de las arterias son más blandas y finas. El flujo sanguíneo aplasta estas grasas sin problema y la arteria no se obstruye ni produce síntomas durante el esfuerzo, digamos que “no nos avisa” pero está ahí. La descarga de adrenalina que se produce durante la realización de ejercicio favorece los latidos irregulares formándose coágulos.

muerte súbita

Imagen: Runners.es

¿Y si no hago deporte?


No está demostrado que dejar de hacer ejercicio vaya a evitar una muerte súbita. Si es verdad que actualmente se han reconocido múltiples factores de riesgo vinculados a enfermedades cardiacas que aparecen durante el ejercicio pero, en algunos casos de muerte súbita, aún no existe una causa conocida. La mejor prevención es mediante la realización de un reconocimiento medico en centros deportivos especializados, donde te realicen una historia clínica completa, exploración física y prueba de esfuerzo.

PREVENCIÓN: Prueba de esfuerzo + Ecocardiograma


Cuando el deporte empieza a ser tu pasión y forma parte de tu vida es muy importante realizar las pruebas necesarias. El problema de la muerte súbita es que ocurre en personas aparentemente sanas y, en realidad, muchos padecen un problema cardiaco que sólo se manifiesta cuando se realiza algún tipo de esfuerzo.

  • La Prueba de Esfuerzo (ergometría) consiste en valorar la respuesta de tu organismo durante el ejercicio. Mediante electrocardiograma se observa la respuesta de tu corazón realizando ejercicio en una cinta o en una .bicicleta estática. Esta prueba permite detectar posibles alteraciones cardiovasculares que normalmente no se manifiestan en reposo. También se puede realizar con análisis de gases, donde se evalúa la respuesta del sistema de transporte de oxígeno y metabolismo energético. (Valor aproximado: 100€)
  • Algunos problemas cardiacos sólo pueden ser detectados mediante un Ecocardiograma (ecografía del corazón), a través de ultrasonidos se visualiza el corazón en movimiento. Se reproducen los latidos, su frecuencia y la circulación de la sangre. Aporta mucha información sobre la anatomía de tu corazón pudiendo saber: forma, tamaño, fuerza, grosor de las paredes y funcionamiento de las válvulas. (Prueba de esfuerzo + Eco: 180€ aprox.)
prueba esfuerzo

Imagen: g-se.com

 

” Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tendrás para vivir”