¡No muevo el cuello! – TORTÍCOLIS

¿QUÉ ES?


Es una contracción prolongada (distonía) de los músculos de nuestro cuello, concretamente el músculo Esternocleidomastoideo, Angular de la escápula y, también aunque menos, los músculos Escalenos. Todos estos músculos se contraen de manera involuntaria originando dolor e imposibilidad de realizar ciertos movimientos.

Esta contracción muscular hace que la cabeza se encuentre ladeada, mientras nuestra oreja apunta hacia un hombro, el mentón apunta hacia el hombro opuesto.

Es una patología que puede aparecer desde el nacimiento hasta la edad adulta. En el caso de los recién nacidos es debido a que el bebé ha podido desarrollarse dentro del útero en una posición anormal o haya sufrido una presión excesiva, haciendo que estos músculos se encuentren acortados y así, mantener la cabeza del pequeño ladeada.

torticolis congénita

Imagen: mamanpourlavie

CAUSAS


Las causas de la tortícolis pueden ser dos, aunque la más común, la que más solemos tratar, es que sea muscular por motivo mecánico:

  • Influencia genética: Hereditaria o defecto congénito en el desarrollo del cuello y sus músculos.
  • Lesión muscular: Provocado normalmente por mantener prolongadamente la musculatura cervical contracturada, también puede producirse por un gesto brusco o una mala postura mantenida en el tiempo ya sea en casa o en el trabajo (ej. durmiendo). Para saber más sobre contracturas musculares.

SÍNTOMAS


Los síntomas suelen limitar mucho la vida cotidiana ya que impiden realizar los movimientos de cabeza de manera natural y siempre con dolor.

  • Limitación del movimiento de la cabeza
  • Dolor de cabeza
  • Sensación de temblor en la cabeza
  • Dolor cervico-braquial (cuello-hombro)
  • Un hombro se encuentra más elevado que el contrario
  • Mucha rigidez tanto en cuello como espalda
  • Inflamación de la musculatura del cuello

TRATAMIENTO


Vamos a dividir este apartado en dos partes ya que el tratamiento en un bebé y en un adulto no es el mismo.

  • Tortícolis en el bebé
    • Iniciar los primeros meses de vida
    • Estirar el músculo acortado
    • Posicionamientos pasivos para conseguir corregir la dirección de su cabeza a donde queremos
    • Mucho control en el hogar, evitar que mantenga la cabecita siempre en la misma postura
    • En casos de posicionamiento fetal, la tortícolis termina corrigiéndose con el tratamiento

 

  • Tortícolis en el adulto
    • El tratamiento alivia los síntomas desde el primer momento que la padeces, por lo que puedes tratarte en estado agudo
    • Masaje en toda la musculatura implicada
    • Estiramientos pasivos
    • Osteopatía
    • Tratamiento Miofascial para relajar la zona cervical
    • El paciente puede aplicar calor en la zona cervico-braquial, máximo 15-20′

dolor de cuello

Hemos observado que, la aplicación del tratamiento con diferentes técnicas terapéuticas, ayuda a una mejor evolución de la patología, salvo casos excepcionales, nuestros pacientes han mejorado de manera lenta pero paulatina, aliviándose la intensidad de los síntomas desde la primera sesión de fisioterapia.

‘Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tendrás para vivir’