Tendinitis de muñeca de Nadal

Me presento, soy Ramón Fernández, Fisioterapeuta Alicantino con un larga trayectoria profesional y me gustaría contaros mis inquietudes sobre el resurgir de Nadal.

Nadal

¿Qué ha pasado? ¿Cuáles han sido las claves?…


Soy un fiel amante de todos los deportes, y ver como ha cambiado Nadal en unos meses es para analizarlo. Vemos en primer momento qué teníamos hace unos meses:

Un tenista con una lesión de muñeca, y seguro que llevaba acompañado una impotencia mental que le impedía rendir al máximo nivel. Dicha lesión de muñeca no es más que una tendinitis o tenosinovitis de los músculos de su muñeca.

No le permitían jugar sin dolor, no le permitían ejecutar sus golpes, no le permitían dar un golpe sin el pinchazo continuo. Eso te merma mentalmente y sobre todo físicamente.

¿Qué es una tendinitis?


Una inflamación de los tendones, si estos tendones están recubiertos por vainas sinoviales, la inflamación de las mismas es denominada tenosinovitis. ¿Os imagináis un tenista que no puede mover la mano sin dolor? Cómo el futbolista que al golpear le duele el pie. Imposible. Un bajón de rendimiento, mental y físico hacen que tu rendimiento esté por debajo de tus posibilidades…

tendinitis de muñeca

¿Qué ha ocurrido?


Ha habido un proceso largo de recuperación, reposo muscular y de la articulación, seguramente acompañado de un tratamiento fisioterápico diario, con movilizaciones, TECAR Terapia, Electrólisis percutanea terapéutica, etc…

Y dos aspectos muy importantes en la readaptación al esfuerzo. Yo lo he notado, ¿vosotros?
  • Nadal ha perdido peso, sólo hay que comparar fotos de hace un año con las de Nadal en la semifinal con Dimitrov donde se quitó la camiseta. Sí, Nadal ha perdido peso, masa muscular y grasa, pero no, no ha perdido fuerza, se puede bajar de peso sin llevar consigo la perdida de fuerza. Ha rebajado la musculatura pero agilizando sus movimientos al tener que mover menos masa muscular.
  • Y la segunda cosa, sus cambios de golpeo y, seguramente, de empuñadura, a la par que la modificación de la tensión en las cuerdas de su herramienta, ha bajado la presión en las mismas, para aumentar la potencia (a costa de perder control) que ha ganado con el cambio del gesto deportivo. SI le damos más potencia y menos control a la raqueta tenemos que ser nosotros, en este caso Rafa, los que ejerzamos los movimientos más precisos para poner la bola donde queremos. Y sí, lo ha conseguido, controlar más sus golpes con estos pequeños cambios y seguir teniendo esa derecha imbatible que seguro nos dará muchas alegrías en el futuro.

www.fisioramon.com

“Cuida tu cuerpo, es el único lugar que tendrás para vivir”